Make your own free website on Tripod.com

_

EDDA PIAGGIO: ACTIVIDAD LITERARIA

_

CAMINO DE RONDA

"Camino de Ronda" Montevideo, Abril 2003 .

  • Ediciones Botella al Mar.
  • Contratapa de Lilíana Díaz Mindurry. Valor: 150$ en librería Linnardi.
 

 

"Un camino de ronda bordea las murallas de una plaza en combate. Hay noche, vueltas, asedio, vigilancia: así es la poesía de Edda Piaggio, un camino de ronda que revisa el lenguaje con el propósito de quebrarlo. Alguna vez Blanchard habló de poetas del aire donde lo metafísico es respiración, poetas del agua y del placer, poetas de la tierra y de lo cotidiano, y también nombró a los poetas del fuego. Yo diría que los últimos son poetas de ese resplandor que es energía y muerte, extremo sufrimiento y luz surgida de ese mismo sufrimiento donde el infierno está presente, pero también la alquimia, y de la alquimia surge el caos y del caos la alquimia. No es posible dudar en qué lugar vive esta poesía, tan nítida es. Si bien hay hadas y ángeles, se vive bajo el tibio firmamento del crimen, en el agua maloliente, o en esas extrañas úlceras bailantes que se sienten caballos. La verdadera poesía lejos de ordenar el caos, lo muestra, aunque parezca como un simple agujero en un sistema geométrico. En el tejido lingüístico puede surgir algo que se filtra, una forma de blasfemia. Gilles Deleuze sabía burlarse con aquello de que la ley no dice lo que está bien, sino que está bien lo que dice la ley. La poesía de Edda Piaggio desería, en cambio, triturar esa ley, y debajo de los escombros mirar la cruz, o más probablemente, rondarla en combate."

Liliana Díaz Mindurry

 

POEMAS DISPONIBLES:

  1. Poema N° 16
  2. Poema N°22
  3. Poema N°38

Poema 16

En aquel litoral de montes
una niña y un muelle silbaron poemas,
niña
carroza en el aire
costurero de vida
estampa de frutas
perfume aturdido
que sé yo sus demonios
sus ratos de virtud y estragos entrando en el muelle.

Poema 22

Una cruz

Desde lejos la miro y me mira
me habla

Debajo los escombros


Poema 38

Raro mensaje,
página tranquila.
El alma y el viento la desplazan

Yo deposito las rosas y el mensaje,
renazco junto a ellas
como quien sube un engañoso atajo
una avenida rutilante en remolinos de abrojos
y ortigas.

Mas se acerca un jazmín a la noche
y en el alba se anuncia el poema.

E-MAIL: piaggioedda@hotmail.com