Make your own free website on Tripod.com

_

EDDA PIAGGIO: ACTIVIDAD LITERARIA

_

PASOS

"Pasos" Panamá, 2000.

  • Editado por la Universidad de Panamá (Ed. Univ. "Carlos M Gasteazoro".)
  • Prólogo de Alondra Badano (Premio Miró 1997 y 1999)
  • Disponibilidad: Disponible por mail y en librería "Linardi y Risso" precio 150$
 

 

POEMAS DISPONIBLES:

  1. "Recuerdos" (Fragmento)
  2. "Bancales" (Fragmento)

RECUERDOS

Lunares en mis residencias
banquete de profecías que me une a una lejanía incierta
amontonamientos intensos.
El oro azul es río borracho,
es juego de manijas locas
rueda asfixiante el penetrante respiro.

Quiero tisanas en mis bolsillos agujereados por las voces de los cielos
mis cartas dibujadas con lápices de la infancia
tisanas penetrantes para adormilar el latido de los monstruos invisibles
sentaditos en el living de la desesperación
como soldados al acecho con los ojos bien abiertos.
Yo formo un tabique para separar los tiznes de los diarios matutinos,
me enciendo y apago en direcciones opuestas.
Las nubes viajan y calculan mis fiebres pero es inútil: las fiebres están ahí,
nacieron cuando pecaron al preguntar el porqué.

Una gaviota llora,
ermitaña pegada al mar.

BANCALES

vidrieras en mis plantas
bien llenas de abrojos.
Reflejos vibran en la habitación oscura y arenisca.
Quiero tisanas llenas de flores acústicas para calmar mis miedos.

El aire enjuaga
mi inocente consuelo planetario
el tormento de hadas e injusticias
mi arrodillada encrucijada borracha de porqués.
Porque una rosa celeste se desmoronó de golpe
y me hizo trizas el traje de lunas
el huracán de ascos
la espiga sin pulso sin aire sin aliento
la aquiescencia al revés
y mis tímidas petacas de carey.

Recuerdo la calma sin destino que disolvió la aurora
y los trigos al canto de lira.
Emigré de aquellos lugares
donde entregué tantas promesas
cuando los arpegios sonaban hacia los espumantes brazos del más allá.

Yo no quiero vivir en este mundo.
Un balde de ignominia golpea todo balcón
y los libros crepitan sus tristezas
los libros de verdad
pero vivo y siento el alimento envenenado
el carruaje enloquecido
y el néctar palpable y audible como el pícaro canto de los grillos.

Quiero tisanas que aquieten mi intensidad
en busca de los pájaros
junto al jarrón y la cortina del crepúsculo,
y las paredes
esas paredes deambulando (¡cómo se mueven!)
y sudan las piedras
hasta sudan de amor
y suda el tango con tema de Lara
"Acordate che Mariano yo no soy el que era ayer".

 

E-MAIL: piaggioedda@hotmail.com